Entrada destacada

Visita nuesta página Web Oficial

Este es un blog complementario de la página oficial. Visita nuestra página Web y conoce mas sobre la  Institución.

14 noviembre, 2011

Dra. Nancy Barreto de Ramírez recibe Premio a la labor investigativa UPEL 2010

Mensaje de la Dra. Nancy Barreto de Ramírez con motivo del otorgamiento del Premio a la labor investigativa UPEL 2010. La Dra. Barreto recibió el premio el día 11 de noviembre de 2011, durante la celebración del  Congreso de Investigación, VI Encuentro de Postgrado y II Encuentro de Unidades de Investigación.


Saludo cordial.

Como Universidad Pedagógica tenemos la responsabilidad y el desafío de reflexionar y proponer los cambios oportunos, profundos y viables a propósito de que las políticas a futuro, concilien una visión de excelencia del ciudadano con la de un docente de alta calificación académica y con un nuevo sentir social, cultural y educacional de la Venezuela actual y futura. En este sentido, cualquier estrategia que se forje en materia de investigación para la generación, uso, promoción y difusión del conocimiento, deberá estar signada por el apuntalamiento a las transformaciones que ésta requiere y la sociedad demanda. Los avances en materia científica, tecnológica, social, educacional, artística o humanística, han sido posibles por la existencia de docentes investigadores en estos campos del conocimiento y la conformación de equipos de trabajo con ideas renovadas que han presionado las realidades y los sistemas para optar por diferentes desafíos y formar ciudadanos para sociedades todavía imaginarias.

De allí que será imperativa la superación de la manera como estamos acostumbrados a hacer las cosas, para concentrar los esfuerzos en áreas más vinculadas a los cambios educativos que promuevan el desarrollo de la persona. Será entonces necesario propiciar investigaciones acerca de: la vida cotidiana de los ciudadanos, la interacción con tecnologías, innovaciones, símbolos, lenguajes y abstracciones orientadas a la pesquisa de soluciones únicas para problemas únicos, nuevas visiones del desarrollo, de la productividad y del bienestar social a partir del conocimiento y la retribución de éste a la sociedad; la sustitución de lo tradicional, lo establecido, por formas diferentes y posibles de vivir, de trabajar, de relacionarse, de generar ideas e innovar; la relación de lo local con lo global, lo tecnológico con lo social y la información con lo usual.

La investigación, como una de las funciones primigenias de la universidad, está llamada a continuar aportando insumos e interactuar con la docencia, la extensión, la gestión universitaria, para convertir la escuela y su entorno en los laboratorios ideales de comprobación de las teorías, de confrontación de prácticas y transformar el quehacer educativo en un terreno abonado para el descubrimiento. La investigación educativa en sentido amplio se constituye desde las aportaciones de muy diversas disciplinas, tradiciones y programas; en cada caso encontramos una diversidad de miradas, de concepciones epistemológicas, de objetos de estudio y eventualmente de propuestas para la intervención o transformación de los procesos y agentes educativos. No obstante, es la práctica docente en todas sus formas, el insumo insoslayable para lograr una productividad investigativa cónsona con la tendencia actual de profundizar en áreas de investigación intra e interdisciplinares, que permitan dar cuenta de la complejidad de los fenómenos educativos.

En el panorama nacional de hoy, el apoyo estatal que se ofrece a la labor investigativa y a las funciones universitarias en general, está afectando actividades como la infraestructura investigativa, la dotación, la adquisición de publicaciones, la promoción y difusión de resultados, el intercambio con los pares y la puesta a disposición de tales productos ante el mundo. Dada esta circunstancia, las universidades están llamadas a procurar la gestión de recursos, intercambios y alternativas que permitan seguir reconociendo y promocionando la labor de los investigadores para consagrar así esta trascendente función.

El Premio a la Labor Investigativa para los docentes activos y jubilados de los Institutos que integran nuestra Universidad Pedagógica Libertador, continúa siendo una ventana para los investigadores y una oportunidad para reflejar el trabajo acucioso, sistemático, asertivo, de quienes, con o sin recursos disponibles, con o sin apoyo, hemos remontado obstáculos para ofrecer nuestras producciones intelectuales a la comunidad académica y al entorno social, contribuyendo así a la solución de problemas propios, locales, regionales, nacionales y también como referencia en el tratamiento de similares situaciones en otros contextos. Afortunadamente, hoy día contamos con innumerables y sofisticadas tecnologías que posibilitan el acceso y comunicación de diversos productos de la vida intelectual de una manera impensable para quienes fuimos formados y conservamos la costumbre de estudiar en el texto escrito, este hecho contribuye, sin duda, a la potenciación de la comunidad científica a la generación de espacios de diálogo y confrontación democrática, y a la construcción de una identidad con el sello característico de los nuevos tiempos, generando interacciones sociales diversas y nuevas formas de pensamiento.

Demás está decir que agradezco a la Universidad, al Vicerrectorado de Investigación y Postgrado y a la Subdirección de Investigación y Postgrado del Instituto Pedagógico de Miranda la convocatoria de este Premio, a mi proponente el Dr. Jose Peña Echezuría, a los jurados evaluadores por haber considerado nuestra hoja de vida. Dedico tal distinción a mis excelsos maestros de la Universidad Central de Venezuela, a mis estudiantes, a mis colegas docentes-investigadores activos y jubilados y, en especial, a dos investigadores por convicción y praxis de vida que ya partieron, con quien compartí en distintos momentos la enriquecedora experiencia de investigar en educación, ellos son: el Profesor José Gil Alfonzo y la Lic. Evelina Tineo Deffit.



Investigar para cambiar con conciencia,
es la clave de la transformación universitaria.
Nancy Barreto de Ramírez