06 julio, 2012

Acto de imposición de la Orden Simón Rodríguez

De Izq. a der.Doctor Raúl López Sayago, Rector de la UPEL; Profesor Ismael Rodríguez Bello, Presidente del Consejo de Profesores Jubilados y Pensionados de la UPEL; Profesora Irma Yomara Rangel, Canciller de la Orden Simón Rodríguez; Profesora Livia Becerra Valles, Secretaria de la Orden Simón Rodríguez y Aquiles Enrique Ravelo, ex-rector de la UPEL y homenajeado por CONPROJUPEL




El pasado 2 de julio se llevó a cabo la imposición de la Orden Simón Rodríguez que convocó a miembros activos y jubilados de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador en un acto especial de gran valor en el quehacer de la Universidad.

El Consejo de Profesores Jubilados y Pensionados de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (CONPROJUPEL) y el Consejo de la Orden Simón Rodríguez dedicaron sus mejores esfuerzos para llevar a cabo este acto de Imposición de la Orden Simón Rodríguez en su décima novena edición, apoyados por el personal de protocolo de la Oficina de Información y Relaciones Públicas del Instituto Pedagógico de Miranda José Manuel Siso Martńez por ser el instituto anfitrión para realizar el evento.

En ocasión de celebrarse el día del profesor jubilado y pensionado de la upel, se seleccionó el 2 de julio para enaltecer la trayectoria con esta importante distinción a un grupo de profesores por sus aportes y trayectoria gremial y docente.

Ellos fueron:
  • Freddy Enrique Moretti Mendoza del Instituto Pedagógico de Caracas
  • Henry Perfecto Marcano del Instituto Pedagógico de Caracas
  • Víctor Manuel Salazar del Instituto Pedagógico de Maracay Rafael Alberto Escobar Lara
  • Fernando Jesús Barragán Zambrano del Instituto Pedagógico de Barquisimeto Luis Beltrán Prieto Figueroa
  •  Iraida Amparito Delgado de Aguilera del Instituto Pedagógico de Maturín
  • Magaly Hurtado Suárez del Instituto Pedagógico de Miranda José Manuel Siso Martínez
  • Aquiles Enrique Ravelo por el Consejo de Profesores Jubilados y Pensionados de la UPEL
En el evento estuvieron presentes las aurotidades del CONPROJUPEL,de la Orden, de la UPEL y del Instituto Anfitrión: Profesor Ismael Rodríguez Bello, Presidente del Consejo de Profesores Jubilados y Pensionados de la UPEL; Profesora Irma Yomara Rangel, Canciller de la Orden Simón Rodríguez; Profesora Livia Becerra Valles, Secretaria de la Orden Simón Rodríguez; Doctor Raúl López Sayago, Rector de la UPELy el Doctor Manuel Reyes Barcos, Director-Decano del Instituto Pedagógico de Miranda José Manuel Siso Martínez, respectivamente.

Luego de las palabras de apertura a cargo del Profesor Ismael Rodríguez Bello, Presidente del Consejo de Profesores Jubilados y Pensionados de la UPEL, hizo su salutación el Dr. Manuel Reyes Barcos, Director-Decano del Instituto Pedagógico de Miranda José Manuel Siso Martínez, como instituto anfitrión, quien destacó que todos los que recibirán la Orden "...tienen un común, fueron maestros que ingresaron a la Universidad durante sus comienzos, cuando se construyeron las bases que soportaron lo que hoy es la universidad hoy. Razón más que suficiente para hacer el reconocimiento que hoy nos congrega".

Posteriormente la profesora Irma Rangel, Canciller de la Orden Simón Rodríguez hizo referencia, en el discurso de orden, a las enseñanzas de Simón Rodríguez, destacando que el Maestro puso de manifiesto que el que enseña aprende y ayuda a comprender "esto es algo muy complejo si partimos de que aprender es una cualidad intrínseca a los seres vivos, entonces los maestros deben poseer la aptitud de fortalecer una capacidad innata que existe a lo interno de cada persona y ello contribuye a entender lo que sucede a su alrededor. De esta manera Simón Rodríguez nos describe al maestro como un artista, inspirador y excitador del saber, comunicador constante de ese saber".

La Profesora Rangel hizo también referencia a los maestros que recibieron la Orden Simón Rodríguez "... Le ofrecemos un merecido reconocimiento a estos también insignes venezolanos quienes con responsabilidad, ética y profesionalismo han dedicado su vida a la sublime tarea de ser maestros... como diría Enrique Vásquez Fermín en el primer Acto de Imposisición de la Orden, citado por Juan Perfetti "esta condecoración es conferida no por una autoridad o una institución superior, sino por libre y espontánea escogencia de nuestros iguales, nuestros colegas de prefesión".

En la profesora Magaly Hurtado Suárez recayó la encomienda de dar las palabras en representación de los profesores condecorados con la orden simón rodríguez 2012, en las que expresó la satisfacción por haber recibido esta distintición junto a profesores de tan alta estima en la comunidad institucional y sobre todo gremial.

En el acto participaron dos agrupaciones corales el Orfeón Universitario Juan Pablo Sojo del Instituto Pedagógico de Miranda, dirigido por el Profesor Sergio Linares y la Coral Francisco Zapata de APROJUPEL Maracay, dirigida por la profesora Iris Linares quienes unieron sus voces para interpretar el Himno de la República Bolivariana de Venezuela y el Himno de la UPEL.

En el acto La Coral Francisco Zapata interpretó por primera vez el Himno del profesor jubilado con música del profesor Alejandro Herrera y letra de Víctor Salazar, profesor que recibió la Orden Simón Rodrígez. La coral Francisco Zapata con cinco años de fundada ofreció algunos temas del repertorio latinoamericano y nacional para el deleite de los presentes y en honor de los homenajeados en el evento.

Para finalizar en el evento y durante el ágape ofrecido por la organización del evento, los asistentes disfrutaron de un concierto ofrecido por la agrupación musical Entre fuerte y dulce bajo la coordinación del Profesor Sergio Linares.

Galería de fotos
Freddy Enrique Moretti Mendoza del Instituto Pedagógico de Caracas

Henry Perfecto Marcano del Instituto Pedagógico de Caracas


Fernando Jesús Barragán Zambrano del Instituto Pedagógico de Barquisimeto Luis Beltrán Prieto Figueroa

Víctor Manuel Salazar del Instituto Pedagógico de Maracay Rafael Alberto Escobar Lara
  
Iraida Amparito Delgado de Aguilera del Instituto Pedagógico de Maturín


Magaly Hurtado Suárez del Instituto Pedagógico de Miranda José Manuel Siso Martínez


Aquiles Enrique Ravelo por el Consejo de Profesores Jubilados y Pensionados de la UPEL


Resúmenes y Semblazas



Freddy Enrique Moretti Mendoza del Instituto Pedagógico de Caracas



Egresado del Instituto Pedagógico de Caracas como profesor de educación física y técnicas audiovisuales. especialista en educación superior. con 28 años de servicio y destacada actuación deportiva antes y después de la jubilación, así mismo en la actividad gremial en el Fondo de Jubilaciones y Pensiones de la UPEL, Comisión de Profesores Jubilados del Instituto Pedagógico de Caracas y presidente de CAPAUPEL del IPC.



"A finales de los años setenta conocí al capitán del equipo de Softbol “A” del Instituto Pedagógico de Caracas (IPC). Este “capitán” sin barco era FREDDY ENRIQUE MORETTI MENDOZA, nos conocíamos pero no eramos amigos. Jugábamos en el viejo estadio de Educación Física, todavía no había UPEL. Con el tiempo Moretti se convirtió en el “barbarazo del softbol”, manager del equipo “B” en el Torneo del Colegio de Profesores, manager del equipo de APROUPEL – IPC y del equipo de la UPEL que participaba en los diferentes JUNAPUV.

En esos años, logramos una amistad de más de veinticinco años. En softbol ha sido varias veces campeón y manager el Torneo de Ensueño (para más de 55 años), en el campo Luis Camaleón García de la Guairita. “Moretti” como es llamado por sus amigos es eminentemente un hombre dedicado al deporte, aunque actualmente no es posible reunirse con él un sábado o domingo porque Freddy Antonio tiene juego de Fútbol o de Beisbol y él tiene que llevarlo, como debe ser. Freddy Antonio, es su hijo menor de diez (10) años, y de su esposa Emarlyns, hijo que los ha llenado de dicha y felicidad en un hogar que comparten con Federico, el mayor, ya T.S.U. optando a Ingeniero en Informática, que por circunstancias de la vida nació el veintiséis de julio, como el que hace esta semblanza.

Moretti, nace un 05 de marzo, en Maiquetía estudia en el Liceo José María Vargas, donde se destaca deportivamente y donde también participa de sus primeras protestas públicas para lograr mejores condiciones para la planta física del liceo. Eran los difíciles años finales de la década de los sesenta. Sus padres fueron: Doña Mercedes Mendoza y Don Víctor Manuel Moretti, sus cinco hermanos: Andrés, Gregorio, Enrique, Gisela y Luis. Como estudiante se enfrentó al Profesor Manuel Gallegos Carratú, por reinvindicaciones estudiantiles, quien posteriormente se convierte en gran amigo y orientador de su carrera. Se gradúa de Profesor de Educación Física en el Instituto Pedagógico de Caracas, en 1974. Como jubilado es Tesorero de la Comisión de Profesores Jubilados del IPC hasta la fecha, es suplente del Profesor Helei Bistochett Director Tesorero de FONJUPEL.

Entre los profesores que ayudaron a su formación destacan: Armando Naranjo, Herminia de Zamora, Boris Planchart, Armando González, Germán Garrido, Pedro Vicente Sosa, el Dr. Ardile y Guillén Pérez. Entre sus grandes amigos y compañeros con quienes ha compartido alegrías y tristezas, triunfos y derrotas, reconocimientos, destacan Emilio Guerra, Raúl Domínguez, Ventura Moya, Fernando Azpúrua, Luis López, Francisco “Paco” García, David Rivero, Alberto Centeno, Oscar Bolívar y José Rafael Ramírez, éstos dos últimos sus compadres como nos llamamos y consideramos. Casi todos los nombrados, jugadores aún de Softbol. Moretti manager luchador por el triunfo, buen dirigente gremial pero mejor amigo 

Autor: José Rafael Ramírez

Henry Perfecto Marcano del Instituto Pedagógico de Caracas

Egresado del Instituto Pedagógico de Caracas como profesor de artes plásticas, magister en ciencias en planificación y administración de la educación superior y diplomado en estudios avanzados del Departamento de Didáctica de la Expresión Musical, Plástica y Corporal, en la Universidad de Sevilla. Con 36 años de servicio y destacada labor profesional y fructífera labor gremial, la cual continúa un vez jubilado en CAPAUPEL IPC, APROUPEL IPC, Comision de Profesores Jubilados del IPC y en APROUPEL Nacional. 

"En 1949, la ciudad de Caracas comenzaba a llenarse de modernas novedades como la Gran Avenida Bolívar. En este contexto con visión de “nuevo mundo”, nace en la Popular Parroquia Sucre el 06 de Agosto, proveniente de una humilde familia de cuatro hermanos y una madre que trabajó arduamente por ellos, Henry Perfecto Marcano, crece observando una ciudad que va pasando de rural a convertirse en espacios de grandes y hermosas edificaciones, capaces de inspirar la imaginación de cualquier muchacho. 

Entre estas motivaciones visuales, Henry Perfecto Marcano inicia su educación primaria en la Escuela Nacional Agustín Aveledo, en 1954. Desarrolla un profundo interés por la belleza y admiración por las artes, que lo lleva a realizar estudios en la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas Cristóbal Rojas. Se traslada a San Felipe, Estado Yaracuy y forma parte del grupo de jóvenes que intervienen en la creación de la Escuela de Artes Plásticas Carmelo Fernández. Entre 1963 y 1965, participó en varias exposiciones colectivas. La búsqueda por conocer su país y adquirir motivaciones para la creación plástica, lo llevan a Valle de la Pascua Estado Guárico, en donde ejerce la docencia en varias instituciones. Su continuo desempeño en la enseñanza, le hace comprender que su gran motivación laboral es la docencia, por ello, ingresa al Instituto de Mejoramiento Profesional de Magisterio (IMPM), donde obtiene el título de Profesor de Educación Media en Arte. Comienza entonces, a realizar cursos y talleres que enriquecen su formación como docente, participa en múltiples eventos nacionales e internacionales de formación académica y de investigación pedagógica. Se desempeña como docente en el IMPM, pasando luego al Instituto Pedagógico de Caracas (IPC) Departamento de Arte, su actividad durante este período fue compartida con su labor como docente y posterior dirección de la Escuela de Artes Visuales Cristóbal Rojas de Caracas. 

En reconocimiento a su trayectoria y su experiencia en el área de la formación docente en arte, Henry Perfecto Marcano es invitado a formar parte de múltiples comisiones en las que se destaca por sus aportes. Desde siempre, Henry tuvo una gran sensibilidad social; esto le generó un gran interés por el ámbito gremial universitario; de allí su participación activa desde 1986 en tareas relacionadas con las mejoras sustanciales de todos los que tienen como forma de vida la docencia: En el Sindicato de Profesionales de la Docencia, Colegio de Profesores de Venezuela del Estado Miranda, representante de los Jefes de Departamento ante el Consejo Directivo del IPC, Representante profesoral ante el Consejo Universitariode nuestra Universidad, Secretario de Finanzas Comisión de Profesores Jubilados IPC-UPEL, Presidente Comisión Electoral Nacional APROUPEL. 

Bajo esta percepción muy personal, ya que fui estudiante en una de sus clases y luego compañera de trabajo, puedo decir que, más allá del papel de profesor y de sus importantes logros, que Henry Perfecto Marcano se ha destacado en el rol de compañero y amigo, siendo ésta la característica más importante de su personalidad, pues ha cambiado la forma de relación tradicional de trabajo, lo que ha incidido favorablemente en la formación de muchos de sus compañeros, permitiéndonos ser reflexivos, disciplinados y con visión del momento histórico. En gran medida, gracias a su espíritu nosotros sus amigos y compañeros, enfrentamos todas las actividades del quehacer académico con una visión frontal y una gran sonrisa, además, hemos aprendido a detenernos para que pase lo que pase, ¡¡¡Siempre hay que comer a las 12 en punto!!! 

Autora: Prof. María Fátima Dos Santos


Víctor Manuel Salazar del Instituto Pedagógico de Maracay Rafael Alberto Escobar Lara

Egresado del IPMAR como profesor de física, con 27 años de servicio. se inicia en la universidad como personal técnico hasta obtener el titulo de profesor. Una vez jubilado destaca hasta la fecha su actividad docente, autor del proyecto “escuela de baseball de la upel Maracay; diferentes cargos en APROJUPEL maracay y en lo cultural relacionado con el canto, miembro fundador de la Coral Francisco Zapata de APROJUPEL Maracay y autor del Himno del Jubilado. Actualmente presidente de CAPAUPEL Maracay 

"Cuando fui invitado a escribir esta semblanza, confieso que me embargaron sentimientos contradictorios. Por una parte, no deja de ser una acción que engendra una gran emoción por el propósito que persigue. Es decir, presentar en unas pocas líneas el inmenso caudal, la riqueza y, en fin, el capital humano y profesional atesorado a lo largo de la vida de VICTOR MANUEL SALAZAR. Víctor Manuel es un ciudadano venezolano y del mundo, maracayero de corazón, con claras e inquebrantables convicciones que fraguaron la voluntad y la conciencia firmes con las que asumió todos y cada uno de sus actos tanto en lo personal, lo profesional e institucional y que han llenado sus alforjas de muchísimos recuerdos, satisfacciones, alegrías y otras emociones porque no todo ha sido alegría. 

Transitando los caminos de sus sueños, ha enfrentado las mezquindades de una sociedad que cada día se nutre de los valores que impone el mercado y la sociedad de consumo. Ha sufrido decepciones como cualquier ser humano, ha tenido tropiezos y caídas de las que supo levantarse siempre y retomar los rumbos, con nuevos bríos, con serenidad, paciencia y perseverancia. De allí, el caudal de experiencias que ha venido acumulando. Comenzó en el Pedagógico de Maracay (IUPEMAR), poco tiempo después de su fundación. Su desempeño como técnico audio visual y la formación como profesor de física fueron el primer eslabón de una vida dedicada a la que sería su institución, su casa, su hogar y a la que todavía después de cuarenta años de labor ininterrumpida entrega su amor y trabajo con la misma pasión que en sus años mozos. 

Su amor y sensibilidad por las artes lo llevaron a ser miembro fundador de la Coral Federico Villena y de la Orquesta Nacional Juvenil de tradición en Maracay. También formó parte como cantante de la agrupación de tambores Tierra Nuestra, con ella estuvo en distintos escenarios nacionales e internacionales e incursiona en la televisión. Igualmente, realizó una pasantía por la reconocida Escuela de Arte Rafael Monasterio, con lo cual se acrisoló la sensibilidad social, el compromiso y la conciencia con la que asumió la labor docente, pasión esta vivida con la intensidad, la alegría y el entusiasmo que nacen en y desde el amor. Es desde ese amor que sigue siendo el faro que irradia de luz y el sendero de los jóvenes que todos estos años han seguido sus pasos en el sueño de construir una sociedad como la pensada por el inmortal Samuel Robinson. 

Hoy encontramos un Víctor Manuel de permanente y envidiable juventud, proveniente tal vez, de su carga genética y de la alegría y el amor con que ha encarado cada momento de su vida siguiendo los consejos y practicando los valores de Doña Dominga, su mamá, encantadora matrona que a sus ochenta años sigue alimentando ese amor. Pero no sólo es la apariencia física que lo hace lucir juvenil, lo es también la vitalidad que podemos apreciar en su actitud frente a la vida. Esto último tiene mucho que ver con la influencia que en él tuvo el Maestro de Maestros, el ilustre Doctor Luis Beltrán Prieto Figueroa, a la sazón su padrino. 

Por eso, parafraseando a uno de los más grandes líderes de nuestra historia contemporánea mundial, pudiéramos decir: Si uno quisiera tener un amigo, un hermano y hasta un hijo no cabría duda que uno quisiera que sea como Víctor Manuel Salazar. Quedando mucho por decir… termino con el poeta Machado “Caminante no hay camino…, se hace camino al andar”. Tú sigues haciendo caminos y ya tienes el reconocimiento más valioso, el de tus condiscípulos y discípulos, pero mereces igualmente este y muchos otros reconocimientos. Ya vendrán…… 

Autor: Profesor Oscar Colmenares Molina


Fernando Jesús Barragán Zambrano del Instituto Pedagógico de Barquisimeto Luis Beltran Prieto Figueroa

Egresado del Instituto Pedagógico de Barquisimeto en la especialidad de matemática. magister en ciencias mención matemática. con 25 años de servicio destaca su actuación en el área académica, específicamente en la producción de textos escolares, la cual continúa conjuntamente con la organización de eventos relacionados con la matemática y con el deporte una vez adquirida la condición de jubilado.


Búsquese un amigo... un buen padre... y por añadidura, un buen abuelo. No son suficientes credenciales para describir a alguien que además de decirlo, pone en práctica ser buen ciudadano, nos referimos a ese hermano, a ese líder, que en el campo deportivo es un gran ejecutor de lo que, en ese momento debe ser; un gran atleta. En la Academia es un gran guía, guía que ha sembrado en el corazón de sus discípulos el deseo y el sublime respeto de ser un orientador y encajar como jugada certera en un tablero de ajedrez. Ser ejemplo de bondad, humildad y sapiencia, son el norte de todo docente y Fernando lo tiene como postulado y lo ejecuta a las mil maravillas.

La sumatoria de su conducta, multiplica la sagacidad de su ingenio, y evita dividir el número para calcular con precisión matemática la oportunidad de enfrentar situaciones difíciles, con una sencilla multiplicación generando como producto la concordancia y la alegría entre sus amigos. Esto no le quita la seriedad encomiable de decir:

¡QUE BÁRBARO FERNANDO!

Autor: Prof. Cristóbal Núñez


Iraida Amparito Delgado de Aguilera del Instituto Pedagógico de Maturín 

Licenciada en educación, mención matemática, magister en ciencias y magister en educación, mención educación superior. destaca su actuación en investigación y en eventos relacionados con el quehacer investigativo antes y después de la jubilación. en lo gremial es fundadora de la Asociación Venezolana de la Matemática, presidenta de la Fundación UPEL IPMAT y en el apoyo a las actividades del Programa de Atención al Profesor Jubilado de la UPEL. 

"Llena de una gran paciencia y a la vez de una gran firmeza y sentido humanitario, ha sido capaz de ver en cada estudiante, no la piedra en estado puro, sino la escultura que el artista puede sacar de él; no el diamante en bruto, sino la joya preciosa que puede ser pulida; visión que le ha permitido vivir la transcendencia de su misión, que ha ido más allá de llevar un cúmulo de conocimientos y habilidades matemáticas, sino también ha contribuido a formar al estudiante como persona, con sentimientos humanitarios, valores individuales, sociales y ambientales, con esperanza y con el deseo de crear, inventar, innovar, con los ideales del ser humano capaz de ser crítico ante sus maestros y su realidad. Ha sido pues, una educadora que comprendió que “En educación, como en la vida, detenerse es retroceder. No hay camino hecho, se hace camino al andar”. 

Su formación como docente comenzó como maestra normalista, que no pudo ejercer por no tener la edad reglamentaria para ello. Cursa entonces en la Universidad de Oriente la Licenciatura en Educación Mención Matemática, también allí se inicia como Docente y realiza estudios de Postgrado. Obtiene el título de Maestría en Matemática en la Universidad de Pisttsburgh, USA (1970). Más adelante, cumplió el sueño de cursar la Maestría en Educación Superior en el Instituto Pedagógico de Maturín. Conjuntamente con los docentes Carlos Medina, Armando Alvarado, Nelly León y Carlos Cortínez, hizo grandes proyectos, encuentros, congresos y creó la Asociación Venezolana de Educación Matemática (1992). Desde la dirección de postgrado participó en convenios con SINTRAENSEÑANZA (Bolívar) unido a ello, siempre mostró gran entusiasmo al apoyar las actividades socio-culturales de ASOPROJUPEL, CAPAUPEL-IPMAT y el programa de Atención al Jubilado y Egresado de la UPEL. 

Iraida Amparito ha sabido vivir según sus propias convicciones y sus valores humanitarios, familiares e institucionales; primero como hija y estudiante abnegada, dedicada, solidaria y responsable, luego como esposa tolerante, comprensiva y dispuesta a negociar; después como madre formadora en valores mediante el amor, el ejemplo y la manera de comunicarse con sus descendientes; y luego como trabajadora incansable del Pedagógico, con alegría, optimismo entusiasmo e ilusión por las generaciones presentes y futuras, así como por el bienestar académico, cultural y social de sus colegas. 

Iraida Amparito Delagado de Aguilera, te damos la más calurosa y sincera felicitaciones por haber sido reconocida para recibir tan digna distinción."

Por: Iraida Aguilera

Magaly Hurtado Suárez del Instituto Pedagógico de Miranda José Manuel Siso Martínez 

Licenciada en comunicación social, mención comunicación audiovisual, artista de teatro del INCIBA, especialista en comunicación cultural. Su desempeño profesional transita en el ámbito de las relaciones públicas. tecnología educativa, en teatro y las actividades artísticas. una vez jubilada continúa con esta labor y en la parte gremial en CAPAUPEL, APROJUPEL y APROJUPEL miranda. 

"Nuestra amistad nació hace más de 30 años cuando ambas entramos a formar parte del personal del Instituto Pedagógico José Manuel Siso Martínez siendo ambas confundadoras del mismo, lo que se inició como una relación laboral con el tiempo se fue consolidando y convirtiéndose en una amistad sólida y perdurable. 

Magaly ha sido una profesional de excelencia durante todos sus años de servicio, destacándose en todos los ámbitos en los que actúo tanto como docente, periodista y en su otro amor: el teatro, en donde por su participación como una excelente actriz mereció en el Siso Martínez el apodo de la “Primerisima”. Ha mantenido su dedicación a la Institución, incluso después de su jubilación, realizando obras de teatro, siendo la anfitriona en actos de graduación y otros eventos, dictando cursos de extensión y participando muy activamente en la parte gremial, pues ha sido siempre una luchadora enérgica en la defensa de nuestros derechos y reivindicaciones; como tal ha estado presente en la Junta Directiva de APROUPEL, en las comisiones electorales tanto del gremio como de la Caja de Ahorros y en la actualidad es nuestra Secretaria de Reivindicaciones en la Junta Directiva de APROJUPEL Miranda. 

En lo personal, es Magaly una amiga entrañable e incondicional, siempre dispuesta a ayudar a familiares, amigos, colegas y hasta desconocidos, sin ninguna mezquindad y sin esperar retribución alguna. Excelente mujer, una madre dedicada que educó a su hijo con mucho amor pero también con disciplina, una hermana y tía amorosa y solidaria, y ahora una abuela entregada a su nieto quien reclama constantemente su presencia en Maracay donde él reside, es adoración mutua. 

Junto con Magaly tenemos un grupo de amigos que hemos mantenido la amistad y el contacto por muchos años y con quienes compartimos los momentos de alegría, pero que también estamos presentes en los momentos de aflicción o preocupación. Hoy me siento muy complacida y orgullosa porque sea en esta ocasión quien reciba la Orden Simón Rodríguez esta amiga y colega, quien posee en altísimo grado todos los requisitos y méritos para ello."

 Autora: Prof. Leida Fernández


Aquiles Enrique Ravelo del Consejo de Profesores Jubilados y Pensionados de la UPEL 

Profesor de educación normal en la especialidad de Filosofía y Ciencias de la Educación, egresado del Instituto Pedagógico de Caracas, magister en educación superior, magister en administración de la educación, doctor en ciencias sociales, especialista en administración de proyectos en educación superior.

La Caracas de los techos rojos, “la odalisca rendida a los pies del sultán enamorado”, como lo dijo Pérez Bonalde, es una ciudad de historias, de esquinas, parroquias y gente que fue desarrollándose en su propia dinámica. 

En una de sus populosas parroquias, Sucre, caracterizada por su laguna, en la zona de Ruperto Lugo, se asentó Doña Vicenta con sus hijas a esperar, a quien fuera su maraco, su niño, de quien predijo sería un gran señor. En la esquina de Cochera a Pepe Alemán, en la recién inaugurada por el Presidente Eleazar López Contreras, Casa de Maternidad Concepción Palacios, y atendida por las enfermeras parteras, nace Aquiles Enrique el 15 de mayo de 1941. Sus seis primeros años, transcurrieron entre las calles de la laguna y los pasajes laberínticos de las casas, escondiéndose aquí y allá. Una de sus diversiones era ir a Alta Vista con sus primos y amigos a ver a las niñas rusas, de cabellos amarillos, ojos azules y trajes extraños pero de extraordinaria belleza. Con ellas aprendió admirar con respeto la belleza femenina y las recordaría por siempre como las matriuskas de su infancia. En 1948, a los seis años de edad, inició su lectura acuciosa a través de La Odisea y La Ilíada de Homero, el Don quijote, Las Aventuras del Capitán Hateras, la Eneida de Virgilio y muchos clásicos de la literatura universal. La rigurosidad, la honestidad, la disciplina, el respeto, la lectura y la vocación cristiana, propias de la educación benedictina fueron los valores fundamentales sembrados para toda su vida. Hay que destacar que escribió el cuento Observando las Aves, premiado por la Revista Tricolor y publicado en 1954. En 1956 inicia su actividad política en la Escuela Técnica Industrial Luis Caballero Mejías, donde participa en los acontecimientos insurreccionales contra el régimen de Marcos Pérez Jiménez. 

Desde entonces y hasta siempre hace de la política su escenario de lucha por la conquista de los máximos valores del ser humano: La libertad, la honestidad y el respeto, sus máximos principios. 

Autora: Prof. Elizabeth Sosa